SALUD EN PRIMAVERA: ALERGIAS PRIMAVERALES

polen

Son también conocidas como “fiebre del heno”, rinitis alérgica, polinosis o alergias estacionales y podemos definirlas como una afección inflamatoria de las vías respiratorias altas, debido  a una alteración del sistema inmunológico que reacciona de manera exagera y errónea ante sustancias que se encuentran en el aire y que son inofensivas para la mayoría de la población.

Las sustancias, en este caso alérgenos sensibilizantes  que pueden provocar esta reacción son pólenes, esporas, polvo, ácaros, pelo,…etc. En el caso de las alergias estacionales, el polen es el alérgeno más frecuente y  que se relaciona con una época del año, es decir tiene un carácter estacional. El hecho que se repita sistemáticamente es una característica diferencial de este tipo de polinosis.

La rinitis alérgica es una de las seis enfermedades alérgicas más comunes en el mundo. Hoy día se acepta que la explicación más probable estaría relacionada con los factores del entorno, siendo la polución de los centros urbanos un factor a tener en cuenta, aunque no se ha podido relacionar de una forma unívoca y definitiva la relación con la enfermedad.

La rinitis alérgica presenta una serie de síntomas inespecíficos, como consecuencia de la reacción de hipersensibilidad en la mucosa nasal al entrar en contacto con el antígeno inhalado: picor e irritación nasal, estornudos y rinorrea acuosa con congestión nasal, estornudos, lagrimeo, prurito en la garganta, ojos y oídos, y en ocasiones dolor de cabeza, fatiga y pérdida de concentración. Suelen ser síntomas leves y de corta duración aunque a veces se pueden producir  episodios de mayor gravedad.

Esta sintomatología puede presentarse a cualquier edad, siendo más frecuente en la infancia y adolescencia, repitiéndose año tras año coincidiendo con la época estacional. La intensidad de estos síntomas dependerá del grado de exposición del paciente al alérgeno o a la concentración del mismo en el ambiente. Si es verdad que suele aminorarse gradualmente a medida que el paciente incrementa su edad.

¿Qué medidas preventivas debemos adoptar para evitar la aparición de los síntomas?

  • Identificar las plantas responsables y su época de floración.
  • Evitar las estancias prolongadas al aire libre en la época de polinización del alérgeno, en especial los días más calurosos o con mucho viento.
  • Mantener las ventanas de coches y casas cerradas sobre todo al atardecer, que es cuando se registra mayor índice de polen en suspensión.
  • Intentar respirar por la nariz, ya que los filtros naturales nasales impedirán que lleguen las partículas a los bronquios.
  • Evitar sitios con mucho polvo. Utilizar aspiradora en casa y prescindir de objetos y ropa que acumulen polvo: alfombras, moquetas cortinas difíciles de lavar, peluches, , etc
  • Usar aparatos de aire acondicionado con filtros adecuados y limitar el tiempo de ventilación de la casa

Tras el diagnóstico de la enfermedad por el médico, es posible abordar el tratamiento desde tres puntos: prevención, sintomático y etiológico.

El abordaje terapéutico del que se dispone en la actualidad es muy amplio, permitiendo minimizar y/o eliminar los síntomas, aunque no solucionen el problema de fondo. Su selección se realizará atendiendo a las características del paciente y recordar que es mejor iniciarlo de forma profiláctica, que esperar a la aparición de una crisis.

Ana Sierra

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s