LA IMPORTANCIA DE LA NUTRICOSMETICA

stock-photo-83999879-indian-pennywort-centella-asiatica-l-urban-brain-tonic-her[1]

Si hablamos de nutricosmética quizás nos puede sonar este término un poco raro, pero si decimos resveratrol, coenzima Q10, vitaminas antioxidantes, ácidos grasos w3, 5 y 6, zinc, selenio…… eso ya es otra cosa. La piel es el reflejo de la salud física y psíquica del individuo. Cuando estamos cansados o dormimos poco o estamos en una situación de stress nuestra piel refleja nuestro ánimo.  La nutricosmética la podríamos definir como la utilización  de extractos nutricionales concentrados extraídos de la Naturaleza, que buscan desde dentro, nuestra belleza exterior, nuestro cuidado personal. Sería una forma de complementar lo que la cosmética hace desde fuera, un punto de cruce entre la alimentación y la cosmética Como se suele decir, arreglar las cosas desde dentro. De esta manera estaremos aportando a nuestro cuerpo lo que necesita para reconstituir bien sus estructuras.

La combinación de cosmética externa y nutricosmética es el futuro y  tiene distintas aplicaciones, desde planes para rejuvenecer y mejorar el aspecto de la piel, hasta tratamientos dirigidos a protegerse del sol. La nutricosmética es buena para el cuerpo, la cara, para los cabellos y uñas, para el perfil de los ojos… actúa incluso como drenante de la zona ocular.

¿Cúales serían esos principios activos que se utilizan? Principalmente los antioxidantes que ayudan a que los tejidos envejezcan de manera lenta y ordenada, neutralizando los radicales libres que nuestras células, que como consecuencia de la edad, el stress, mala alimentación, etc no son capaces de neutralizar. Por eso, cada vez es más necesario aportar desde fuera esos antioxidantes. Los más naturales y efectivos, la tríada mágica de los antioxidantes, son las vitaminas A, E y C. Después ya vienen los otros antioxidantes -los polifenoles- que son los extraídos de arándanos, de frutos rojos, de hollejos de uva, de pepita de uva, como es el resveratrol;  los betacarotenos presentes en las frutas y verduras rojas y anaranjadas o los oligoelementos como el zinc, selenio; el colágeno tipo I o el ácido hialurónico tan de moda y presente en todo tipo de cremas, lociones, colirios, etc

Casi cada semana perdemos una capa córnea de la piel, van saliendo las más profundas y ese proceso se va renovando a lo largo de la vida. El nutricosmético tiene que actuar desde el fondo a la superficie. Por eso no se puede esperar ver nada antes de un mes. A partir de este tiempo mínimo, la piel empezará a ponerse más bonita,  tardará unos tres meses en aflorar del todo, y seis meses en estar resplandeciente, siempre y cuando exista perseverancia. La manera de realizar los tratamientos puede ser variado, pero siempre y cuando exista constancia Por ejemplo, se puede hacer 15 días cada mes, pero todos los meses, o durante tres meses seguidos, y descansar otro mes, o un mes sí y otro no. El milagro en cosmética no existe, pero si podemos ayudar a  construirlo.

Ana Sierra

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s