SALUD EN OTOÑO: CORREGIR LAS MANCHAS FACIALES

2016-10-03 14.29.45.jpg

Después del verano, de las horas de playa o piscina, vienen las preocupaciones por corregir la huella que los excesos de sol han dejado en nuestra piel. Es importante conocer el tipo y las causas de cada una de las hiperpigmentaciones, para poder elegir el tratamiento más eficaz  en cada caso. El diagnóstico del estado de la piel, nos puede ayudar.

Vamos a ver diferentes tipos  de hiperpigmentciones y sus causas, algunas influenciadas por la exposición solar, otras no. De todas ellas solo algunas experimentan un beneficio con el uso de estos productos, veamos de cuáles se trata:

  • Efélides o más comúnmente “pecas”, son debidas a factores genéticos, se localizan en zonas desprotegidas de la epidermis en aquellas pieles poco pigmentadas. Se acentúan con la exposición solar
  • Léntigo solar, manchas de color entre marrón amarillento y negro, de forma redondeada, plana y pequeñas. Se localizan en zonas expuestas al sol y se estimulan por la radiación UV
  • Melasma, se localiza en diferentes zonas de la cara. Principalmente se deben a factores hormonales: embarazo, estrógenos, disfunción tiroidea y se agrava por la exposición solar
  • Nevus o lunares, si presentan crecimiento, exudación, picor, dolor y signos inflamatorios se debe consultar a un médico. No son tratables.
  • Lentigo senil, pequeñas manchas de color amarillo parduzco que aumentan de tamaño con el tiempo. Suelen aparecer en el dorso de las manos y muñecas a partir de los 40 años y no son influenciadas por el sol.
  • Melanosis por fotosensibilizantes. Nos referimos a la interacción que se produce entre la radiación solar y zonas de la piel expuestas a agentes físicos, químicos o mecánicos: perfumes, medicamentos, tatuajes, frío, calor, rozaduras, etc.
  • Hiperpigmentación postinflamatoria, como consecuencia de un herpes, ezcema, lupus, quemaduras o traumatismos cutáneos.

Determinar a qué tipo pertenece nos llevará al tratamiento idóneo. En primer lugar habrá que reducir o eliminar el agente causal. El cosmético elegido será el más adecuado a cada tipo de piel y anomalía. Actualmente contienen una combinación de varios principios despigmentantes para potenciar su acción. Sea el que sea, el tratamiento necesita de 3 a 6 semanas de aplicación y mucha constancia para observar una mejoría y no debe ser inferior a 3 meses. Generalmente se realiza en otoño o invierno, ya que la radiación solar es menor.

Como consejos para potenciar la acción de estos productos:

  • Hidratar, limpiar y nutrir bien la piel. Cuanto más sana esté, menos peligro tendrá de mancharse
  • Exfoliar una vez a la semana o cada quince días, eliminaremos así las células muertas que pueden favorecer la formación de manchas y potenciaremos la eficacia de los tratamientos despigmentantes
  • Hidratación con fotoprotección solar, incluso en días nublados o
  • Fotomaquillaje, si queremos camuflar las manchas utilizar un maquillaje con fotoprotección o bases correctoras formulados para disimular las imperfecciones cutáneas, cuya diferencia principal con las bases de maquillaje convencionales es el color.
  • Si a esto añadimos un complemento nutricional oral como es el Heliocare Ultra D, conseguiremos acelerar el proceso de despigmentación reduciendo el área del melasma a la vez que aumentaremos la resistencia de nuestra piel a pigmentarse

Ana Sierra

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s