¿GRIPE O RESFRIADO?

gripe

GRIPE

 La gripe es una infección producida por un virus. Se caracteriza por fiebre elevada, que suele durar entre 3 y 7 días, acompañada de dolor muscular y de cabeza, malestar general, cansancio, tos seca, falta de apetito y dolor al tragar.

La mitad de las infecciones de las vías respiratorias son producidas por virus, del tipo de la gripe, por lo que no se solucionan con tratamiento antibiótico, que solo es útil si la infección la producen bacterias. En algunos casos, y para prevenir infecciones secundarias se prescriben antibióticos, pero esto siempre bajo prescripción médica.

Desde el mes de octubre, y dependiendo de la climatología, se pone en marcha la campaña nacional de vacunación antigripal, dirigida principalmente a grupos poblacionales de riesgo: adultos y niños con patologías crónicas, mayores de 60 años, personal sanitario, trabajadores sociales y empleados de residencias de mayores. Esta vacuna es el mejor método para combatir la gripe. Una vez administrada la vacuna, la protección eficaz comienza después de 7- 10 días y dura hasta 6 meses, lo que hace necesaria la vacunación anual.

En ocasiones, hay que tener en cuenta que tras la vacunación se puede producir una reacción a las horas de la administración, consistente en fiebre, malestar y otros síntomas, que a veces llevan al paciente a creer erróneamente que la vacuna le ha producido gripe. No obstante, ante cualquier indicio que haga sospechar de complicaciones debe ser motivo suficiente para acudir al médico

En caso de gripe, tu farmacéutico te recomienda:

No utilizar antibióticos. Combatir los síntomas: el dolor muscular y de cabeza con analgésicos, la fiebre con antipiréticos, la congestión nasal con descongestionantes, el exceso de mucosidad con mucolíticos y expectorantes y la tos, con antitusivos. Reposo. Beber líquido abundante. Acudir al médico en caso de cualquier complicación. Evitar el consumo de tabaco. Humidificar el ambiente. Evitar los cambios bruscos de temperatura.

RESFRIADO

El resfriado, en la mayoría de los casos es también de origen viral, aunque las bacterias también pueden producirlo. Se conoce también como catarro. Por lo tanto, al igual que la gripe, el tratamiento con antibióticos es ineficaz a no ser que se produzca una coinfección que aconseje la toma del mismo

Es una infección de las vías respiratorias superiores, con un síndrome característico generalmente leve y autolimitado y unos síntomas habituales como son inflamación de alguna o de todas las vías aéreas, incluyendo la nariz, la laringe y, a menudo, la tráquea y los bronquios. La faringitis se suele presentar de forma precoz. Además, se suele presentar, entre otros, malestar general, fiebre, obstrucción y picor nasal, estornudos, dolor de garganta, tos, afonía, dolor muscular, de oídos o de cabeza.

En cuanto al tratamiento, en el caso del resfriado no existe ni vacuna efectiva ni tratamiento etiológico, por lo que las alternativas disponibles se limitan exclusivamente al control de los síntomas. Existen combinaciones para aliviar todos los síntomas con un solo producto, pero se han de administrar con precaución e individualizando los tratamientos ya que pueden no ser necesarios todos los principios activos, puede que las dosis no esté siendo eficaz o pueden existir interacciones con otros medicamentos o patologías del paciente.

En caso de resfriado, tu farmacéutico te recomienda:

  • Mantenga una buena higiene personal. Lávese las manos frecuentemente.
  • Al toser o estornudar, tápese la boca y la nariz para evitar contagios. No forzar la voz
  • Utilice siempre pañuelos desechables de papel para evitar el contacto con los virus expulsados.
  • Evite fumar. El tabaco produce un efecto irritante sobre las mucosas respiratorias, por lo que puede prolongar y complicar los resfriados y las infecciones respiratorias.
  • Ventile diariamente su casa o el lugar de trabajo. Evite ambientes sobrecargados
  • Protéjase del frío y del calor excesivo. Evite sudar y los cambios bruscos de temperatura frío-calor.
  • Procure llevar una dieta sana y equilibrada.
  • No deje pasar muchas horas sin comer. Haga hincapié en los desayunos.
  • Incluya una cantidad razonable de frutas y verduras en su dieta. Siga la dieta mediterránea que aporta las vitaminas y nutrientes necesarios.
  • Beba sobre todo líquidos abundantemente, siguiendo recomendaciones del médico especialmente si padece insuficiencia renal.
  • Ante las pérdidas de apetito asociadas al resfriado, tome alimentos muy nutritivos y fáciles de digerir.
  • No beba alcohol, la mezcla de bebidas calientes con alcohol no favorece la recuperación del resfriado (tipo ponche)
  • También es recomendable tomar caramelos para aumentar la producción de saliva y disminuir la sensación de irritación de garganta.

No lo olvide: pregunte siempre a su farmacéutico, él le informará sobre estas y otras cuestiones relacionadas con la salud y el medicamento

Ana Sierra

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s