COMO RECUPERARNOS DE LOS EXCESOS NAVIDEÑOS

imagen 2

Después de las fiestas navideñas, sinónimo de diversión, alegría y placeres gastronómicos, toca volver a recuperar las sanas costumbres. No sólo en esta época cambian y se complican las elaboraciones, también el contenido calórico y las consecuencias no se hacen esperar. Comemos más de lo que necesitamos y el organismo almacena el excedente en forma de grasa. Para colmo, nos olvidamos un poco de los buenos hábitos, dejando paso a otros más sociales.

Para recuperar la figura y eliminar estas toxinas es necesario

reducir el aporte calórico, realizando comidas sanas, más ligeras y equilibradas y realizar algún tipo de actividad física adecuada a cada individuo. Y a veces, con el ansia y el remordimiento echamos mano de dietas poco aconsejables, que nos prometen una pérdida de peso rápida y sin esfuerzo alguno.  Sabemos que todo tiene un precio, y no me refiero al monetario, si nos lo tomamos como un sacrificio u obligación, nos costará mucho más, mejor que sea un reto, un objetivo a conseguir.  Confiar en la ayuda de un profesional que  indique qué alimentos son los más adecuados para ayudar al organismo a depurar impurezas y cuál es la mejor manera de perder peso, es la mejor opción y huir de toda dieta milagro.

12 Consejos para contrarrestar los excesos navideños

1.- Realizar 5 comidas al día. No saltarse nunca el desayuno. Este nos va a ayudar a reponernos  después del ayuno nocturno; aporta la energía necesaria para realizar la actividad de la mañana y controla el apetito hasta la hora de comer. Está demostrado que las personas que realizan un desayuno correcto  tienen menos tendencia a engordar. Las frutas, verduras y lácteos desnatados son buenos aliados para tomar entre horas, en la merienda o a media mañana.

2.-Elegir menús más ligeros. Aumentar el consumo de verduras, hortalizas, pescados, carnes blancas en sustitución de las rojas y cocinarlos de forma sencilla y ligera. Las verduras y hortalizas crudas son ricas en vitaminas, fibra y antioxidantes.

3.- Cuidar el consumo de proteínas. Estas se encuentran en el pescado, huevos, legumbres, lácteos y carnes. Es preferible consumir carnes blancas que son poco grasas y lácteos desnatados.

4.- Reducir las calorías. Para ello, sobre todo, debemos reducir el consumo de grasas, bebidas azucaradas y la técnica de fritura en la cocina. Es mejor utilizar métodos de cocción como el vapor, la plancha, el hervido, el horno. Sustituir las carnes rojas por carnes blancas y los lácteos enteros,  por lácteos desnatados.

5.- Elegir alimentos depurativos. Estos van a servir para limpiar nuestro organismo y aliviar la hinchazón y pesadez de estómago: calabacín, espárragos, alcachofa, piña, cebolla, apio o legumbres y cereales integrales. También es conveniente aumentar el consumo de caldos y cremas de verduras

6.- Reducir el consumo de sal. Condimenta las comidas con hierbas aromáticas, ajo o limón. Ten en cuenta que los alimentos en su composición ya llevan sal. Ayudará al organismo a retener menos líquido

7.- Toma fibra vegetal. Te ayudará a regular la función intestinal de tu organismo, a la vez que deshinchan el vientre. Debemos incluir alimentos como cereales integrales, legumbres, fruta, si es con piel mucho mejor y verduras, tanto crudas como  cocidas.

8.-Alimentos ricos en lactobacillus. El consumo habitual de probióticos (microorganismos vivos con efectos orgánicos saludables) se ha asociado a un refuerzo de la inmunidad, una barrera determinante en el control de los microorganismos patógenos, responsables de infecciones y trastornos gastrointestinales. Los yogures y demás leches fermentadas son los probióticos más conocidos y consumidos.

9.- Mantener una rutina. Es muy importante realizar siempre las comidas sobre la misma hora para regular el tránsito intestinal

10.- Tomar infusiones depurativas o tratamientos homeopáticos. Reducen las molestias de las digestiones pesadas y la sensación de hinchazón debido a la retención de líquidos y a los gases. Siempre bajo consejo de un profesional sanitario. Debemos tener en cuenta que las plantas medicinales son también medicamentos que tienen sus efectos secundarios y sus interacciones con otros medicamentos o con alimentos.

11.- Realizar algún tipo de actividad física de tipo aeróbico.  Andar,  bicicleta, correr, bailar o nadar son actividades de tipo aeróbico que nos van a ayudar a regular la actividad intestinal y a ayudar a bajar de peso. Este tipo de actividad debe ser adecuado a cada persona y vigilado por un técnico

12.- Comienza el día con un vaso de agua con un poco de zumo de limón, que ayuda a eliminar las sustancias de desecho. Bebe otros siete vasos de agua al día, preferiblemente con limón.

 

Ana Sierra

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s